Pages

15 de marzo de 2016

Reivindicación del día


Por fin he encontrado la inspiración para hablar sobre algo, y quizás ese algo a muchos ni os interese, pero al igual que mi compañero de futuro oficio Luis Miguel Rojas (más bien copiándome de él) del blog Sin lápiz ni papel, tenía que escribir esto en algún lugar para mostrar mi descontento y desahogarme de alguna forma.

Como algunos de vosotros ya sabéis, actualmente estudio Periodismo en la Universidad de Sevilla y, como viene a ser normal (algo que pasará en todas las carreras), siempre tenemos la desgracia de encontrarnos con alguna asignatura con la que sueles preguntarte "¿para qué sirve esto?" o donde el profesor no sabe llevarla de forma adecuada, ya sea por culpa de las diversas reformas educativas (escuchando en incontables ocasiones la famosa frase "esta asignatura era anual y ahora es cuatrimestral" por lo que la solución es meter toda la información posible en tu cerebro, información que después no va a servir para nada pero que aun así aprendes sin rechistar) o porque simplemente dicho profesor no sirve para el puesto. 

El caso es que en este segundo cuatrimestre la cosa ha pasado de castaño oscuro. No es que sea una asignatura, es que de cinco que tenemos solo se puede decir que una de ellas está estructurada correctamente. Asignaturas que deberían ser plenamente o mayoritariamente compuestas por prácticas han pasado a ser horas perdidas en las que un profesor se limita a leer unas diapositivas en el proyector.

Por suerte o por desgracia, yo soy de esas personas que se tienen que pagar dicha formación, y no digo esto para faldar de ello ni nada por el estilo, sino que quizás esas personas que cuentan con ese tipo de apoyo por parte de su familia no tienen tanto en cuenta lo que cuesta pagar una carrera universitaria (que no digo que no sean conscientes, porque sé de buena mano que si lo son) pero puedo decir que sé el gran esfuerzo que hay que hacer para poder llevar a cabo este tipo de enseñanza y por ello llego a tal límite de indignación. Resulta que estamos pagando algo que no nos va a servir para nada, que estamos perdiendo tiempo y dinero en algo que no nos va a ayudar a nuestra formación, y todo sin contar el supuesto máster que será completamente necesario y que no sabremos cómo pagar. 

Pero es que a lo citado anteriormente podríamos sumarle la indignación de las pésimas instalaciones que te ofrecen las facultades o lo mal estructurados que están los grados en sí. ¿Con qué cara vas tú a clase cuando los mismos profesores te están diciendo que los cuatro años que te vas a llevar en el centro no te van a servir para nada porque no vas a salir preparado para incorporarte al mundo laboral, cuando asignaturas que debían darse desde el primer año no las tocas hasta el último, cuando te enseñan el mismo temario una y otra vez, cuando tienes que hacer las prácticas por tu cuenta o no practicar?

Ahora ya sabréis por qué tengo tan poco tiempo, porque si a las clases y al trabajo hay que sumarle crear un programa de radio (para aprender por tu cuenta a hablar y manejarte en la radio), participar en una revista (para poder escribir todo lo que no escribimos en las clases), intentar llevar un blog, estudiar, ayudar en casa, más un largo etcétera, no te queda tiempo para vivir, le faltan horas al día, pero está bastante claro que o te buscas tú las habichuelas o nadie las va a buscar por ti. 

Y es que así estamos muchos, muchos que queremos hacernos un lugar en el mundo y que parece que todos los factores están en contra para que esto suceda. Creo que es hora de plantearnos ¿qué estamos haciendo? ¿Qué mierda (siento tener que hablar así) de educación estamos ofreciendo? Después querrán que sepamos hacer de todo, que seamos los mejores en nuestro trabajo para así poder pagar a un menor número de empleados.

Lo peor de todo es que seguramente me quedaré corta y el estado de enfado y decepción en el que me encuentro tampoco ayuda a expresarme mejor. Cada caso es un mundo, y por eso os dejo por AQUÍ las palabras de Luis Miguel, su entrada merece ser leída y compartida por todos para dale una voz a los que nos sintamos igual. Hasta aquí el cupo de indignación por hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario! Me encantaría poder devolvértelo, a ti y a todos mis lectores, pero desgraciadamente no cuento ni con el tiempo que me gustaría dedicarle a este blog. De todas formas haré todo lo posible ya que a todos nos ilusionan y nos ayudan a seguir adelante. Gracias de nuevo :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Santa Template by María Martínez © 2014